Koiné: Lengua común o habla común. Pretende generar unas actividades de Filosofía Aplicada y prácticas filosóficas dirigidas y animadas por Jorge Sánchez-Manjavacas Mellado.
Pásate también por la Filoventana blog hermano de este.
La filosofía no promete asegurar nada externo al hombre:[...] el objeto del arte de vivir es la propia vida de cada cual.
Epicteto

lunes, 9 de enero de 2017

Resumen: III Café Filosófico y V Sesión de Filosofía para Niños.


El Café Filosófico se planteó, como siempre, para familias e interesados en el tema de la profundización de un tema desde una perspectiva filosófica. Hacer posible que la construcción de una comunidad de investigación también pueda hacerse con las familias e interesados en el seno de la Biblioteca que nos acoge. En este caso, y por elección de los asistentes de la actividad anterior, fue votado el tema del sufrimiento en primera instancia.


Así que empezamos abordando la primera imagen conceptual que nos abarca la cotidianidad. Fue aquí un punto interesante puesto que observamos una ambivalencia de este término:

 
-Sufrimiento como un dolor sin solución. El sufrimiento es una inutilidad de la vida. Es un tópico pero las madres (y los padres) sufren por cualquier cosa que les pueda pasar a sus hijos. Y esto puede resultar inútil puesto que uno sabe que una persona va a pasar momentos de gratitud y felicidad y otros de tristeza y melancolía.

-Sufrimiento como un elemento más de la vida. El sufrimiento es útil, puesto que nos hace traspasar los límites de lo normal, de nuestra esfera de control. Es una sensación que según cómo sea tomada puede ser positiva o negativa, pero en cualquier caso es algo más a aceptar en la vida. Desplazar el sufrimiento y todo lo malo de la vida solo nos sostiene a nosotros y a nuestros hijos en una burbuja ilusoria que no sirve de nada.

Acto seguido acudimos a este término en el reflejo de culturas y religiones como el hinduismo, el budismo y la tradición judeo-cristiana. El reflejo de nuestras ideas y las propuestas de estas perspectiva nos hizo remarcar que el sufrimiento siempre ha sido herramienta pedagógica para religiones como control de la sociedad o como liberación de lo material que nos aferra a lo efímero y a lo liviano.

El estoicismo también estuvo presente en esta sesión como no podía ser de otra manera. Así, leímos pasajes del libro titulado Meditaciones de Marco Aurelio, del Enquiridion de Epicteto y de como Quevedo lo expone bellamente en su Doctrina de Epicteto puesta en español, con consonantes en 1635.

Las reflexiones fueron bastante prolíficas y ante este panorama abierto con las visiones y culturas anteriormente citadas sirvió para plantearnos este tema desde otro punto de vista, desde un lugar al que jamás atravesamos.
El tiempo nos apuraba bastante pero Manuela, la directora de la biblioteca, aprovechó para recomendarnos el poema “Conversaciones con una piedra” de Wislawa Szymborska. En Paisaje con grano de arena, Lumen, Barcelona, 2005, pp. 35-37.

También se hizo imposible terminar con el Mito de Prometeo y con el artículo “Religión, trabajo ysufrimiento” de Ignacio Sotelo, publicado el 20 de mayo del 2008 en El País. Pero bueno, lo dejaremos como una propuesta para aquellos que llegáis al blog.

Tras finalizar la actividad, los participantes sometieron a votación los posibles temas que fueron saliendo ganador el tema de “La comunicación en la comunidad”. Este será el próximo abordaje filosófico en el próximo Café Filosófico del día 18 de febrero a la hora habitual.


En Las sesiones con los dos grupos posteriores quisimos trabajar también el concepto de sufrimiento y dolor y nada mejor que acercarnos a la propuesta de Wonder Ponder “Mundo Cruel” para analizar situaciones en las que podemos diferenciar dónde hay sufrimiento y dónde dolor.
El trabajo fue realizado por parejas y cada una tenía que examinar primero y posteriormente explicar al resto del grupo qué era el sufrimiento y qué el dolor en cada una de las imágenes que les habían tocado. 

De ese modo fuimos realizando un análisis grupal de cada imagen y de cada término. Aunque no llegamos a acuerdos concretos, pero alcanzamos a ver una parte de interpretación en el dolor y en el sufrimiento: “Algo que a mí me duele puede que para otro no sea dolor” o en el “Yo sufro cuando no consigo la nota que espero en el colegio”. De ese modo, entre todos también observamos que existe una perspectiva del sufrimiento que puede ser cuestionada y abordada desde la comunidad.

Para finalizar y ya que sabíamos que venía una temporada de parón con las vacaciones de invierno y Navidad, leímos por primera vez “Mi taza de té” de la editorial Leetra y aunque nos fueron surgiendo algunas dudas al respecto las dejamos para volver a retomarlas en esta próxima sesión que está por llegar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario