Koiné: Lengua común o habla común. Pretende generar unas actividades de Filosofía Aplicada y prácticas filosóficas dirigidas y animadas por Jorge Sánchez-Manjavacas Mellado.
Pásate también por la Filoventana blog hermano de este.
La filosofía no promete asegurar nada externo al hombre:[...] el objeto del arte de vivir es la propia vida de cada cual.
Epicteto

domingo, 10 de marzo de 2013

Resumen del 1er Vino Filosófico, moderado por María Tardón. /4-3-2013/

VINO FILOSÓFICO Nº1
AMOR EN TIEMPOS DE CRISIS

¿Nos dejamos llevar por los sentimientos? Un@s opinan que sí, otr@s que no... pero una cosa parece clara, y es que, como dijo María 2, el corazón entendido como conjunto de sentimientos es siempre cambiante. Martha Nusbaum nos habla en su libro El conocimento del amor. Ensayos sobre filosofía y literatura sobre el entendimiento o no entendimiento del amor, en la página 576. José Luis hizo referencia a Daniel Goleman como ejemplo de que sí se puede intentar comprender el amor, e incluso trabajar con él a través del dsarrollo de la inteligencia emocional. Javi matizó que no sólo es comprenderlo, sino tomar conciencia de lo que sentimos, de las emociones.
Podéis ver el resto el resumenen su blog.

1 comentario:

  1. Post sobre el 1º Vino filosófico:

    "Ahora sabemos que ver una imagen querida, al igual que ver a una persona amada, no sólo activa la corteza orbifrontal en respuesta a la belleza, sino que también activa las neuronas dopaminérgicas de la base del cerebro en previsión de la recompensa.
    Estas neuronas se activan ante la imagen de un objeto amado, ya sea una persona viva o un cuadro, del mismo modo que se activan en un cocainómano cuando ve cocaína.
    Así pues, el amor parece ser una adicción natural que activa un sistema motivacional asociado a adquirir recompensas y se parece más a un impulso -como el hambre, la sed o la necesidad de una sustancia- que a una emoción, lo cual explica por qué las sensaciones se hacen más y más intensas cuando no se tiene acceso a la imagen de la persona amada".

    E. Kandel.

    ResponderEliminar